OBJETIVOS PROPUESTOS POR LA ACTUAL COMISIÓN DIRECTIVA DEL COLEGIO DE ABOGADOS

Colegio de Abogados de Villa Mercedes

Es un honor para nosotros representar al Colegio de Abogados, entidad que a lo largo de su vida ha bregado y luchado constantemente por la consolidación de las instituciones republicanas, por el fortalecimiento de la división de los poderes y por el mejoramiento del servicio de justicia, pilares esenciales para asegurar una convivencia pacífica. Nos planteamos al asumir, importantes objetivos, que esperamos poder llevar adelante. En ese marco, venimos manteniendo reuniones con el Superior Tribunal de Justicia, transmitiendo nuestra visión y manifestando nuestras necesidades.

La insuficiente dotación de personal conspira con un adecuado servicio de justicia. Es por ello que reclamamos a los poderes del Estado la adopción de medidas urgentes y eficaces que se dirijan al mejoramiento del sistema judicial.

La búsqueda de un nuevo sistema procesal penal constituye un desafío para la justicia de San Luis, ya que carecemos de un procedimiento ajustado a las normas constitucionales, que devienen en un deficiente funcionamiento debido a la falta de recursos materiales, lo que provoca una mora en la tramitación de las causas, inadmisible en nuestros días. Estas falencias han sido puestas de manifiesto a los Ministros del Superior Tribunal por nuestra institución y seguiremos luchando para resolverlas.

El sistema de selección de magistrados, debe ser revisado, integrado por los diversos sectores del quehacer judicial y regulado por normas que respeten el orden de mérito de los concursantes, que fije procedimientos ágiles y debata el perfil de juez que necesita la sociedad, evaluando principalmente la idoneidad, la probidad, la capacidad de gestión y el alto grado de compromiso y de entrega al trabajo que tengan los postulantes.

Acompañaremos la transformación en la concepción de la resolución de los pleitos, con la implementación del proceso de desjudicialización de la solución de conflictos interpersonales o mediación prejudicial obligatoria. Debemos ser fieles custodios del sistema, parar que las garantías de los justiciables se vean respetadas y jamás menoscabadas a través de prácticas de mediación que no se ajusten a las normas que el ejercicio de nuestra profesión demande.-

No creemos en las posiciones extremas ni en las fundadas en cuestiones personales. La mediación es un sistema de solución de conflictos utilizado en casi todo el mundo occidental pero, la cuestión es responder dos preguntas claves: para qué casos y cómo se implementa. Si no tenemos en claro las respuestas, el sistema andará errante, con marchas y contramarchas y criticado permanentemente, observado incluso en su constitucionalidad. Por ello es que trabajaremos para lograr que el sistema de mediación, contemple los intereses de las partes involucradas en el procedimiento: abogados mediadores, patrocinantes y a los justiciables.

La puesta en vigencia en el mes de agosto de 2015 del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación ha tornado como necesidad impostergable la reforma de nuestro Código de Procedimientos Civil y Comercial, con el objeto de lograr adecuarlo a la nueva ley de fondo, implementando procedimientos más ágiles, abreviados y que posibiliten una pronta resolución de los litigios, procurando un servicio de justicia que proteja en tiempo y forma los derechos de los justiciables. La justicia tardía, deja de ser justicia.

De manera diaria estamos avocados en el ejercicio de la profesión, atendiendo multiplicidad de causas, por tal motivo somos quienes podemos brindar la visión más objetiva sobre las fortalezas o debilidades de las normas que regulan los procedimientos. Por ello es que solicitaremos se convoque a los Colegios de Abogados a colaborar en la formación de estas leyes.

Por otra parte, intentaremos abrir el debate acerca de la Caja de Jubilaciones de Abogados y la Caja Forense en la pelea contra la evasión de aportes, pues consideramos esencial el firme sostenimiento de instituciones administradas por colegas que conozcan de cerca la realidad del abogado.

Nos ocuparemos firmemente de honrar nuestra obligación de salvaguardar los derechos de los colegiados y velar por su libertad en el ejercicio de la profesión, defendiendo la jerarquía de la abogacía y combatiendo su práctica desleal.

Estos objetivos serán primordiales para el Directorio y por ello continuaremos firmemente con la defensa y el respeto de nuestras incumbencias profesionales, discutiendo aquellas leyes y proyectos que las menoscaben o que habiliten, por ejemplo, la actividad jurisdiccional “sin patrocinio letrado”.

Es nuestro deber continuar con la lucha constante y sin pausa contra el ejercicio ilegal y la práctica desleal de la abogacía, no solamente contra quienes se dirigen en forma personal o a través de terceros a víctimas recientes de accidentes de tránsito o laborales o a sus familiares.

El desafío profesional al que nos enfrentamos diariamente los abogados implica cuestionamientos éticos, pues desarrollamos nuestra tarea en un mundo plagado de intereses, competencia y por qué no de mezquindad. No debemos olvidar que tenemos que actuar de modo que prevalezca la justicia, sea cual sea el rol que desempeñemos. Es en este permanente y diario ejercicio ético de la profesión, que no podemos ni debemos tolerar prácticas que violen nuestro Código de Ética. Por ello el Tribunal de Etica, debe ser un órgano independiente, con miembros que no sean elegidos simultáneamente con las demás autoridades del Colegio y que puedan recibir directamente las denuncias que se radiquen, sin intervención, interferencia ni filtro por parte de nadie. En ese rumbo trabajaremos. La práctica desleal de la profesión muchas veces tiene como destinatarios a los propios colegas y al Poder Judicial. Debemos reflexionar sobre nuestras conductas profesionales y tribunalicias alejadas de la ética.

Tenemos que destacar, valorar y realzar el trabajo de la mayoría de los miembros del Poder Judicial, pero no dudaremos en criticar duramente a quienes no brindan a la justicia la dedicación que requiere y merece tan alta designación, sea por falta de apego al trabajo, sea por otras actividades, quizás legítimas, pero nunca de tanta responsabilidad social como el de impartir justicia en un estado de derecho, en una sociedad democrática, donde quien tiene esa potestad debe sentirse honrado por sus conciudadanos de haber sido elegido para tan noble función.

Continuaremos con la política de inclusión, acompañamiento y formación de los jóvenes abogados. Son quienes más necesitan de la Institución. La matriculación va en aumento, pero no podemos permitir que la cantidad conspire contra la calidad. En razón de ello y en lo que a nuestro Colegio corresponde, continuaremos involucrados con la capacitación permanente de los matriculados a través de la creación de Institutos y Comisiones, para estar acorde a lo que la sociedad está exigiendo de los profesionales del derecho.

Resultan los Colegios de Abogados instituciones fundamentales para un correcto funcionamiento del Servicio de Justicia. Son verdaderas herramientas de equilibrio entre el Poder Político y el Poder Judicial. Por ello es indispensable que se mantengan independientes y ajenos a cualquier interés que no sea el de cumplir con los objetivos que la ley les ha fijado. Así lo entendemos y en ese sentido actuaremos.

La compra de un inmueble, por parte del Directorio saliente, nos convoca y obliga a trabajar en la construcción de nuestra propia Sede. En poco tiempo tendremos un bosquejo, luego los proyectos, mas tarde las maquetas y muy pronto el inicio de obras. Nuestro Colegio, fundado hace ya 80 años merece tener su sede propia, y estamos seguros, que dando el puntapié inicial, en pocos años será una realidad.-

La instalación del Juzgado Federal en nuestra ciudad, tantas veces anunciada y siempre postergada, era un anhelo en los años 90, y se ha transformado hoy, con el crecimiento demográfico de nuestra Provincia, en una necesidad imperiosa e impostergable, cuya resolución no puede seguir esperando.

Finalmente exhortamos a todos los matriculados, a colaborar activamente con el Colegio, para poder cumplir nuestros objetivos, para capacitar y acompañar a nuestros jóvenes abogados, para fortalecer nuestros Institutos, para defender nuestras incumbencias profesionales, para avanzar en obras en nuestro predio, para modelar nuestra sede, para defender los derechos de los abogados y la jerarquía de nuestra profesión, para combatir su ejercicio ilegal, para colaborar, activamente, en el mejoramiento del servicio de justicia, PORQUE MAS ALLÁ DE AQUELLOS QUE CIRCUNSTANCIALMENTE TENGAN A CARGO SU CONDUCCIÓN, NO DEBEMOS OLVIDAR QUE “EL COLEGIO SOMOS TODOS”.

CONTACTO

Ir arriba